02 abril 2007

Comienza la partida

Los jugadores mueven sus fichas sobre el tablero, primero los peones, luego los álfiles y hasta algún caballo, pero las piezas importantes se mantienen enrocadas. Es difícil saber a qué juega una de las partes porque, entregar piezas sin nada a cambio es sinónimo de suicidio, pero, ya se han entregado y ahora, el jugador pacificador, sólo puede jugar con las piezas de valor, se acerca la hora de la verdad.
.
En realidad la partida la juega su segundo, el químico, que está nervioso porque el jefe no le hace caso en las jugadas y no quiere perder más piezas, además el reloj empieza a pesar, tictac, tictac, cada segundo juega en contra. Se lo repite pero, el jefe no se entera, "jefe, los otros juegan sucio, sin normas y son muy malos, pero no son tontos". Pero el jefe no se entera y pide más tiempo, alguna señal positiva, jolín, que a lo mejor...
.
Mientras, en el otro lado, se frotan las manos, ya tienen pensadas todas las jugadas, TODAS. Ya saben que harán si pierden la reina o una torre, ya saben que harán si esta partida queda como está, en tablas, y sobre todo si la ganan, porque perder, ya no la perderán nunca. Parece que el químico no aguanta más y le dice a su jefe que hay que comerse piezas contrarias, así que mueve sus peones y caen fichas en Navarra y Guipuzcoa aunque alguno, como el pacificador, no pueda tragárselas. Entonces ¿a qué juegan?

4 comentarios:

El Cerrajero dijo...

Esperemos que este juego, como el otro, no acabe con jaque al rey.

Walrus dijo...

Lo que me parece increíble de este gobierno es que las personas que tenemos problemas respiratorios tengamos, si es que queremos conservar nuestra salud, nuestra libertad deambulatoria limitada. Con la ley antitabaco lo único que se ha conseguido es que casi la totalidad de los locales se hayan habilitado para los fumadores, de manera que los nos fumadores si queremos acceder a ellos tenemos que arriesgar nuestra salud contra nuestra voluntad. Sin embargo si sucediera como en otros países que también al reclamo de la UE, han producido leyes antitabaco, como Italia e Irlanda, dónde esta prohibido fumar en todos los locales, los fumadores podrían seguir fumando en la calle o en su hogar sin tener porque perjudicar otra salud que no sea la propia.

Checho dijo...

Pues tienes razón en eso walrus. No soy fumador habitual, muy esporádicamente fumo un purito, nada más implantarse esa ley en Italia pasé unos días allí y era increible ver como todo el mundo la respetaba. Hace un mes estuve en Irlanda, no fuma nadie en los lugares públicos. Me quedé impresionao con lo de los pubs, con la cultura de bar-pub que allí tienen y no fumaba nadie fuera de su zona de fumador, que eran las terrazas o lugares realmente habilitados, no como aquí. En EE.UU. ya ni contarte, vi lugares donde incluso estaba prohibido fumar a menos de 10 metros de la puerta del edificio público de turno, jejeje, igualico que aquí.
Cuestión de respeto y cultura.

De todas maneras, me parece mucho más grave lo del proceso de rendición de zETApé que lo del cigarrillo.

In memoriam dijo...

Le quedo muy agradecido por dedicar unos minutos a la lectura de mis efemérides y, especialmente, por su amable comentario. Espero que se repitan las visitas y participe con sus aportaciones.
Reciba un afectuoso saludo.