12 agosto 2007

Así es

Os invito a leer, sólo para los que no puedan adquirirlo, el artículo íntegro de la sección Patente de Corso de Pérez-Reverte en el XLSemanal de hoy. ¡Dios que razón tiene! Ya tenía yo ganas de oírlo publicamente. Estas cosas sólo pasan en España, hablo de Europa claro. Nuestros políticos cada día se parecen más a los de las repúblicas bananeras. Lástima un Sarkozy, cagüentó.
"Tengo un amigo que es picoleto de los de toda la vida. Guardia Civil caminera o como se diga ahora, si es que se dice. Rural, me parece. En Extremadura. Quiero decir que no va en moto, ni es de los que Tráfico relega a la pasiva e indigna tarea de esconderse tras una curva a ver si le hacen una foto a alguien; y si ese alguien paga una multa tres meses después –da lo mismo a quién atropelle o desgracie hoy– el Estado trinca su viruta y respira satisfecho. Precisamente de eso, tomando una caña hace unos días, se quejaba mi amigo. Mucho radar en autovía y autopista, mucha campaña recaudatoria de Tráfico, mucho anuncio en la tele y mucho marear la perdiz, decía. Pero eficacia y medios reales que eviten tragedias concretas, un carajo. Por ejemplo: si vamos de servicio y observamos a un conductor que lleva una tajada de campeonato, no tenemos ni medios ni autoridad para comprobarlo. Sólo podemos decirle quieto ahí, y llamar al equipo de Atestados de Tráfico. Ellos vienen, realizan la prueba de alcoholemia, se sanciona si corresponde, y si el fulano va muy para allá, se lleva al juez y ya está. ¿Me sigues, colega? Bueno, pues no. Esto no es lo que ocurre realmente. Y te voy a decir por qué. En ese momento –supongo que para darle suspense, porque es lector de novelas policíacas, y les ha cogido el tranquillo–, mi amigo el cigüeño pide otras dos cañas y espera a que las pongan sobre el mostrador. Entonces bebe un sorbo, me mira al fin, y sigue. El porqué, añade, es muy simple. En mi zona no hay más que un equipo de Atestados, que no da abasto. Puedes creértelo. Y como siempre hay cosas más gordas que un conductor pasado de copas, imagínate. La pareja dos o tres horas con el prójimo, esperando, mientras a éste se le pasa la jumera y se cabrea poquito a poco; los hay que hasta piden un abogado. Y nosotros allí, parados sin poder atender otras incidencias, con los colegas mentándonos a la madre por el walki; y, encima, aguantando impertinencias del trompa. Que, según como la lleve, puede quemarte la sangre no imaginas cómo. Conclusión: vas por ahí rezando para no encontrarte con esa clase de conductores, aunque suene triste. Y si no tienes más remedio que parar a uno, al fin terminas recurriendo a alguna argucia legal para depositarle el vehículo y apartarlo un rato de la circulación, sancionándolo por algo que le quite puntos del carnet. Para entendernos: jugándote el culo con maniobras orquestales en la oscuridad, a veces eficaces pero nunca deontológicas. Conclusión –prosigue el guardia, con el labio superior manchado de espuma cervecera–: o eludes tu deber, o te la juegas. Con lo fácil que sería dotar a las patrullas de etilómetros sencillos, sin tanta parafernalia ni trámite, y que una simple comprobación de síntomas, estilo norteamericano, fuera suficiente para levantar a uno de esos asesinos en potencia dos palmos del suelo y cantarle las cuarenta. Si hay alcohol, el que sea, pues para adelante, en vez de tanta gilipollez de etilómetros de precisión, análisis de sangre y garantías que no sé qué carajo garantizan, excepto la impunidad del borracho. Como si no se le fuera a uno el coche por miligramo más o miligramo menos, ni se viera con claridad cuándo un tipo echa el aliento y te funde la visera de la teresiana. Y luego está lo de las sanciones, que es de risa. Con lo simple que sería una legislación más realista y dura: al que conduce sin carnet, trena. Al que atropella a otro estando mamado, trena. Pero de verdad, de larga duración. Y si el infractor es emigrante, expulsión automática del país una vez cumplida la condena. Porque ésa es otra: de cómo van algunos de colocados al volante, con lo que les gusta soplar a ciertos americanos, no tiene huevos de hablar nadie en público. Con el resultado de que aquí todos somos muy tolerantes y muy propensos a garantizar el derecho de cualquiera a ponerse ciego, muy demagogos y muy tontos del culo, hasta que uno se salta la mediana y nos mata a nuestra mujer embarazada y a nuestros niños. Entonces sí. Entonces pedimos mano dura. Tras decir todo eso, mi amigo el picolo se queda pensativo, apoyado en la barra. Le propongo otra birra pero dice que no, que ya vale. Y mueve la cabeza –lo de la mujer embarazada sé que lo ha dicho porque tiene a la suya preñada de cuatro meses–. De pronto me mira y añade: «¿Sabes cómo se combate de verdad el alcohol en la carretera?… Haciendo que cada vez que un cabrón mamado ve a la Guardia Civil, se cague vivo. Pero vete a decirle eso a un político»."
Arturo Pérez-Reverte, Patente de corso en el XLSemanal.

8 comentarios:

Jareta dijo...

Vamos, ¿Seguro que no has escrito tú ese artículo? No se ni las veces que te he escuchado decir exactamente esto, que por cierto, estoy absolutamente de acuerdo.

Checho dijo...

Ya ves, el artículo se titula: Sobre borrachos y picoletos

Anónimo dijo...

¡¡¡¡¡¡ VIVA LA GUARDIA CIVIL!!!!!

Checho dijo...

¡¡¡VIVA!!!

Ciudadano JJ dijo...

Pues lo dicho, ¡¡Viva mucho y con medios!!

Anónimo dijo...

¡Eso eso! Como el ex de la Rocíito, ¡que le den medios a tipos así! Mejor aún, que les dejen ejecutar directamente a los conductores que hayan bebido una caña, como el juez Dredd.
Solo he tenido dos experiencias con intervención de la Guardia Civil en una y de Policía Municipal en otra, y en ambos casos, los agentes se equivocaron. Lo lamento pero habrá que encontrar un equilibrio, y el que no haya conducido con dos cañas que tire la primera piedra...

Ciudadano JJ dijo...

Manda guevox! Oye, que a mí también me ha parado la Guardía Civil. Les enseñas los papeles, soplas y punto, y "puede usted continuar, que tenga un buen día" y punto pelota. Yo estoy más tranquilo cuando los veo. Se que los HIJOS DE PUTA QUE PONEN LA VIDA DE LOS DEMÁS EN PELIGRO SE CORTAN O LOS ENGANCHAN!!!!

Vamos a ver el problema de forma global, no por el Antonio David (que malos profesionales hay en todos los lados) y tus equivocaciones (que espero que no te supusiera mucho trastorn), lo siento pero no estoy de acuerdo contigo.

Anónimo dijo...

MUY BIEN CIUDADANO JJ!!! YO TAMBIEN ESTOY DE ACUERDO CONTIGO, EN TODOS LOS LADOS, SE CUEZEN HABAS, PERO LA LABOR QUE DESENPEÑAN ESTA GENTE, Y COMO ARRIESGAN SU VIDA ES INCREIBLE.Y ADEMAS NO SOLO ESTÁ LA GUARDIA CIVIL DE TRAFICO QUE PONE MULTAS, ESTA LA DE MONTAÑA QUE SALVA MILES DE VIDAS, LA DEL SEPRONA, POLICIA JUDICIAL ETC, Y QUE NADIE ME DIGA LO CONTRARIO PORQUE LO VIVO DE CERCA YA QUE SOY HIJA Y HERMANA DE AGENTES DE CUERPO Y SE DE LO QUE HABLO Y CON UNA GRAN ORGULLO!!!! BELÉN.