25 octubre 2008

Paletos olímpicos

Joer Teresa, tía, mira que me quedó bien la entrada en que te ponía por las nubes -leer-, eh. Pero en ella ya avisé que mi reconocimiento no se basaba en tu ideal político, que me parece repugnante. Sí, repugnante.


Cómoor? Que soy muy bestia, mu'burro, que me he pasado tres pueblos. Pues yo creo que no, que los que se pasan son ellos y que es repugnante valerse de banderas para conseguir beneficios políticos y personales.


Resulta que la medallista olímpica por España, por cinco veces, Teresa perales, dice ahora, en Zaragoza y no en Pekín, que hay que cambiar de sitio la bandera de España de una plaza (abriré comillas para que no digan que digo que dice que...):

  • "reivindicamos que se traslade de sitio la bandera de España, de enormes dimensiones". Así que si fuera chiquitita ¿sí podría estar? Tócate la pera, Perales.



  • "es un lugar más adecuado para tener izada una bandera tan grande". El Paseo de la Constitución. ¿Por qué? "puede ser un bonito homenaje" a las víctimas del Yak-42. Tócate la pera, Perales.



  • "porque está puesta en la Plaza de Aragón, símbolo de nuestra historia", "como aragonesistas que somos". Aaaaah. Tócate la pera, Perales.



  • "a la que yo quiero y he levantado muchas veces, consiguiendo que subiera a lo más alto en el deporte", la de España. Pues parece mentira, Teresita.




Bueno, pues sólo una cosita, admiradísima Teresa. Tú y los del PAR, incluido el ridículo Rolde Choben, sois lo que sois gracias a la Constitución Española que todo el Pueblo de España se ha dado. Por eso podéis decir que sois aragonesistas y que os ofende la bandera de España, que es símbolo de la soberanía del Pueblo español y que nos representa y salvaguarda a todos y, por eso, en vuestra libertad de expersión soltáis esa perla por vuestras boquitas. Porque hay que ser un capullo cósmico, o un mamonazo -de mamar del cuento- de dimensiones olímpicas, para decir que la bandera de España, colocada en una plaza de una ciudad española no es símbolo de nuestra historia y que estaría mejor en otro lado. La bandera de Aragón es un símbolo de España, parte de su Historia y, por ende, de nuestra bandera, la rojigualda. Criticar la colocación de una bandera española en una plaza que quiere ser símbolo de la historia de Aragón supone una falta de respeto para ellos mismos, clara muestra de un oportunismo político, tipicamente regionalista, o de un paletismo olímpico.



2 comentarios:

José A. Julián dijo...

Y espera que no hemos leido y escuchado todo con respecto a este tema.

Que miedo dan los regionalismos.

Un saludo de domingo.

Checho dijo...

Repugnante, querio.

Saludos