05 noviembre 2008

Un día histórico

Sin duda alguna, hoy 5 de noviembre de 2008, es un día histórico. Hay muy pocos días a los que se puedan llamar así, en mi opinión, los últimos que recuerdo como históricos son el 11S y el día de la caída del Muro de Berlín. Pero hoy, realmente, también es un día histórico porque, no puede llamarse de otra manera, que un político de raza negra sea elegido Presidente de los EE.UU. Histórico.
En este blog he manifestado mi indiferencia por ambos candidatos, no soy yankee y no vivo allí, por lo tanto, al no conocer su día a día no puedo decantarme por ninguno lo que no quita para interesarme por quién sea el máximo dirigente del país más poderoso del mundo. Pero no seré tan cazurro de exponer pijiprogresias sobre el futuro presidente como hacen los de turno.

Un día, mi amiga Vane, me pregunto a quién prefería si a Clinton-señora- o a Obama (leer). Le conteste que me daba igual pero que está claro que de hacerlo Obama sería algo histórico, el sueño del Dr. King se habría hecho realidad. Y se ha hecho. Por eso algunos lloran de emoción, el reportaje de ElMundo veréis fotos muy buenas...

El reverendo Jesse Jackson, un icono del Movimiento por los Derechos Civiles que también se presentó a la Presidencia de EEUU, no pudo reprimir sus lágrimas en el Grant Park de Chicago cuando supo que Obama saldría vencedor de la jornada electoral. (Foto: AFP)

Christine King Farris, hermana del líder por los derechos civiles de los negros Martin Luther King, emocionada ante la elección del senador Obama en una iglesia de Atlanta. (Foto: AP)


La esposa del abuelo del nuevo presidente de EEUU, Sarah Obama, ha celebrado la victoria en Kogelo, el pueblo keniano de donde procede su familia paterna. (Foto: AP)


Las manos que sostienen esta papeleta de registro en la que se lee 1904 como fecha de nacimiento corresponden a Annie Mae Rosemond, una anciana de 105 que ha acudido hasta las urnas en Greenville (Carolina del Sur) para votar a Obama en estas elecciones que ponen punto y final a la era Bush. (Foto: AFP)



Era uno de esos gestos tan rutinarios como entrar y sentarse en un autobús. Pero ese día, una modista de Montgomery, en Alabama, viajaba en la zona intermedia del autocar y se negó a cederle el asiento a un blanco que esperaba de pie, contrariando el reglamento de la compañía de transportes. Rosa Parks fue detenida y tuvo que pagar una multa de 10 dólares, pero aquel arrebato de justa rebeldía de esta modesta mulata provocó un boicot de un año que arruinó a la empresa de autobuses. Además, desembocó en una sentencia del Tribunal Supremo, que ilegalizó la segregación en el transporte público desde el 20 de diciembre de 1956. (Fotos: AP)


En septiembre de 1957 no había colegios en el Sur profundo donde blancos y negros compartieran clase, a pesar de que el Tribunal Supremo había prohibido la discriminación en las escuelas tres años antes. En Little Rock, Arkansas, nueve alumnos de color iban a formar parte de un programa piloto para la integración racial en los centros educativos, pero la respuesta del gobernador del estado, Orval Faubus fue mandar a la Guardia Nacional para impedir la mezcla. El presidente Dwight Eisenhower, hasta ahora al margen de las reivindicaciones de la comunidad negra, interviene después de fallidos intentos de hacer efectiva la integración y varias revueltas a las puertas del Central High School. El 24 de septiembre, al fin, los nueve estudiantes pueden dar clase en el centro, aunque lo hacen escoltados por el Ejército. (Foto: La joven Elizabeth Eckford es abucheada ante el Instituto Central de Little Rock. AP)





El presidente John F. Kennedy —cuyo abuelo sufrió persecuciones en Boston por su condición de católico— se dirigió a la nación, tras mandar apartar a Wallace -gobernador de Alabama que se plantó en la puerta de la Universidad para frenar a dos estudiantes negros que planeaban inscribirse- para expresar su determinación en conseguir la igualdad entre blancos y negros. El 19 de junio presentó su proyecto de Ley de Derechos Civiles. (Foto: AP)



En agosto de 1963, cerca de 250.000 personas abarrotaron el National Mall de Washington para apoyar la Ley de Derechos Civiles y exigir el cese de la discriminación en las escuelas y puestos de trabajo. Fue allí cuando Martin Luther King pronunció su discurso más famoso: « Sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad». Diecinueve días después de su inspirador alegato, una bomba explotó en una iglesia baptista de Alabama y mató a cuatro jóvenes. En 1965, una protesta por la falta de garantías para ejercer el derecho al voto acabó con una violenta represión en la ciudad de Selma, en el mismo estado. (Foto: AP)


Barack Hussein Obama Jr., "Yes, we can"

2 comentarios:

Vane dijo...

Documento fotografico, si señor...

checho dijo...

El mérito es de ElMundo...