16 enero 2009

La Lauberhorn de Wengen

Del 16 al 18 de enero del 2009 se celebrará en Wengen -Suiza- la 79 edición de la Internationale Lauberhornrennen. El descenso de Wengen, que junto al slalom forman la Lauberhorn, es uno de los más espectaculares de todos los de la Copa del Mundo pero, además, es uno de los más antiguos e históricos junto a la Arlberg-Kandahar(la más antigua de todas) y la Hahnenkamm, con sus pruebas en Kitzbühel, formando las competiciones primigenias de la historia del ski europeo. Ya hablé de ellas en una mi entrada del año pasado "Kitzbühel".

Para saber más sobre su historia podéis mirar la wikipedia o, mejor aún, la página oficial de la Lauberhorn. Pero su importancia histórica no es sólo aquello que hace que miles de espectadores de todo el mundo estén pendientes ese fin de semana del descenso de Wengen sino que, además, debemos de hablar de la espectacularidad del descenso. Impresionante. Vértigo puro por pendientes que quitan el hipo y a velocidades de F1. Raveadas bestiales, saltos flipantes, diagonales mostruosas... Una barbaridad:











Con una longitud de 4.480 km y un desnivel de 1028 mts, con una pendiente media de 14'7º y máxima de 42º en su schuss final, el descenso de la Lauberhorn se realiza en un tiempo aproximado de dos minutos y medio, unos 30-45 segundos más que el promedio de los descensos de la Copa del Mundo y se logran unas velocidades cercanas a los 160 km/h, la más alta velocidad máxima en el FIS World Cup -según Wikipedia-, que se alcanzan al final de la Haneggschuss. El slalom tampoco se queda corto, con un promedio de inclinación de 17'2º y un muro de 36º. Así que el vencedor de la combinada, es decir, el mejor promedio entre el slalom y el descenso, pues,  se consagra en el Olimpo del ski.



Según la Wikipedia, el record del descenso lo tiene el italiano Kristian Ghedina con un tiempo de 2:24.23, que ganó en 1997 con una velocidad media de 106,33 km/h. Las mayores velocidades se alcanzan al final de la Haneggschuss y la velocidad más alta jamás medida en una prueba de la Copa del Mundo FIS fue alcanzado en esta sección en 2005 por el italiano Stefan Thanei a 158 km/h.

En 1991 el esquiador austriaco Gernot Reinstadler murió en la Reinstadler Ziel-S (S-Final) cuando entrenaba oficialmente en el descenso de Wegen, no pudo terminar la curva en "S", y en consecuencia se lanzó a la pendiente límite (porque estaba demasiado lejos a la derecha), en la que enganchó un esquí en la red de seguridad y sufrió graves lesiones en la parte inferior del cuerpo. Murió poco después del accidente de hemorragia interna. La carrera no se celebró ese mismo año. En reacción a este trágico caso, el límite de la pendiente en ese lugar también fue equipado con el rechazo de lona y las puertas se movieron hacia arriba y más a la izquierda. Así la tragedia se añadió a la historia de la Lauberhorn para que los participantes sientan la épica cuando intentan controlar sus tablas ladera abajo, a velocidad interestelar.

La verdad es que las tomas de televisión son espectaculares. La salida parece que se hace desde una cumbre perdida de los Alpes, luego a saltar y carvear hasta que llegan al Wasserstation o túnel del ferrocarril, luego a saco y en chus -schuss- hasta el final, por una "S" bestial que salva una pendiente terrorífica, super-raver. En fin, espectacular. Ahí os dejo al ganador de los dos últimos años, el estadounidense Bode Miller, una máquina...




2 comentarios:

Checho dijo...

Este año el taliano Peter Fill ha ganado el descenso mientras que el austríaco Mario Matt gan la supercombinada.

Checho dijo...

ERROR EN EL COMENTARIO ANTERIOR.

EL VENCEDOR HA SIDO EL SUIZO DIDIER DEFAGO, MILLER 2º Y CARLO JANKA LA SUPERCOMBINADA